Algunas pistas sobre posicionamiento web (SEO) y márketing (SEM)

Publicado el en Marketing digital por Jaime Gómez Obregón.

Sobre posicionamiento en buscadores (SEO) y márketing en buscadores (SEM) se han escrito incontables páginas. Ha habido últimamente tal explosión de estos términos que parece que ahora hay expertos en estas disciplinas detrás de cada esquina. Todo esto está muy bien y es útil, pero es importante mantener los pies en la tierra. Vamos allá:

  • El posicionamiento y márketing de sitios web fue muy importante hace unos años, en un momento en el que por una parte los algoritmos de los buscadores no eran tan sofisticados como ahora, y en que por otro lado no había aún una adopción masiva de los estándares web (HTML, XHTML) por parte de los autores de sitios web. Hoy en día el SEO sigue teniendo importancia, pero por los motivos citados ha perdido eficacia relativa en favor del SEM.
  • Si vas a emprender un proyecto en Internet, considera el posicionamiento y el márketing de tu sitio web como una prioridad desde el inicio del proyecto. No pretendas abordarlo en una una fase dos.
  • No te obsesiones con el tráfico y las visitas. Si tienes por ejemplo una tienda online, seguramente te interesarán otras métricas (ventas, pedidos no finalizados) y ratios relativos.
  • Posicionar bien un sitio web te llevará años de mimar tus contenidos, mejorarlos y ampliarlos; atender y cuidar a tus usuarios, articular una comunidad e invertir (en sentido amplio) en márketing de manera continuada y.

¿Estás perdido? Algunas ideas generales:

  • Cómo se posicione tu sitio web en las páginas de los buscadores depende de dos tipos de factores: los internos (cómo esté construido técnicamente tu sitio) y los externos (cómo de popular sea en Internet).
  • El posicionamiento de tu sitio web no depende de ti ni de tu programador web ni de tu experto en SEO y SEM. Depende de los complicados algoritmos automáticos de los buscadores de Internet, que no son públicos y sobre los que no puedes ejercer ninguna influencia.
  • El SEO (optimización) no es una ciencia exacta ni una labor excesivamente técnica (aunque sí densa y heterogénea). Básicamente consiste en tratar de reducir o eliminar los obstáculos que los buscadores podrían encontrar en el proceso de visitar y valorar tu sitio web a la hora de ver en qué puesto de su ránking lo sitúan. No es magia vudú ni ingeniería cuántica; se trata de facilitarle las cosas a Google para que encuentre mejor todo lo que ofreces. El SEO consiste en mejorar tu sitio web.
  • El SEM (márketing en buscadores) consiste en optimizar tu inversión publicitaria en buscadores de Internet para tratar de obtener máximas visitas o ventas (conversiones) con mínimo coste (coste por clic o acción). El SEM consiste en promocionar tu sitio web contratando publicidad en buscadores y otros sitios.